Memoria histórica

1.- Recuperación de los restos expoliados de un brigadista internacional. Frente de Aragón: Guadalope – Caspe, 1938.

Autor 1: Salvador Melguizo Aísa
Autor 2: José Ignacio Lorenzo Lizalde

En octubre de 2016, la Asociación B.A.P. ha promovido, con apoyo económico de la D.P.Z. y la presencia de miembros de la entidad francesa de L’ACER, las tareas de campo que han permitido recuperar los restos de un combatiente fallecido durante la batalla que tuvo lugar en el entorno de la partida de Miraflores (Caspe-Zaragoza) a finales de marzo de 1938. La excavación arqueológica permite precisar que en una pequeña elevación, yacía el cuerpo de un soldado enterrado a escasa profundidad, y que sus huesos fueron removidos por una pala excavadora recientemente.

Los hechos que explican su presencia, han podido ser conocidos gracias a la consulta exhaustiva de los fondos del Archivo del Estado Ruso de Historia Político-Social: El 9 de marzo de 1938 la ofensiva fascista ha deshecho las defensas republicanas del frente de Aragón. Con toda urgencia, se envían algunos batallones de la XIV B.I. para participar en la defensa de Caspe entre los días 15 y 17. Caída la ciudad, la línea de frente se había desplazado al río Guadalope. Por su parte, durante ese tiempo, el 9º Batallón Commune de Paris tuvo que permanecer acantonado en Maella. Por fin, la jornada del 19 se desplegaba en el entorno de Miraflores recibiendo de inmediato un ataque de las tropas franquistas que pudo ser rechazado. Entre el 20 y 26 se mantiene una relativa calma, aprovechada para mejorar la fortificación del sector. Ese último día se desata la prevista gran ofensiva, afectando principalmente la orilla contraria del río. Igualmente una buena parte del empuje enemigo se empeña en el asalto de las elevaciones defendidas por el 9º Batallón. Por la noche del 27 los combates son encarnizados en la parte meridional del área, sufriéndose fuertes pérdidas humanas. Allí y en aquel momento, muy probablemente, la del soldado hallado.

2.- Puesta en valor del conflicto: el caso de las trincheras de Los Pilones.

Autor 1: Jesús Gerardo Franco Calvo
Autor 2: Antonio Hernández Pardos

La Guerra Civil Española es uno de los episodios del siglo XX más interesantes en nuestro territorio. Muchas son las líneas que se le han dedicado en diferentes estudios e investigaciones. Pero existe en la actualidad una necesidad muy especial y es la de poner en valor todos aquellos elementos que son propios de la misma. La cercanía de lo acontecido permite que todavía sean muchos los restos que persisten a nuestro alrededor, pero la realidad es que es muy poco lo que se aprovecha como recurso turístico o didáctico. La provincia de Teruel no es una excepción, y más cuando el conflicto en sus tierras fue largo y al mismo tiempo lento, de modo que dio la opción, a ambos bandos, de fortificarse al máximo, dejando una huella importantísima, que todavía estamos descubriendo en la actualidad.

Las trincheras de Los Pilones de Rubielos de la Cérida, se inscriben en la defensa de la carretera y del ferrocarril junto al Río Jiloca, y su grado de ocupación y uso se encuentra dentro del contexto de las Batallas de Teruel. Los trabajos realizados en ellas han permitido la recuperación de parte de este patrimonio bélico de la Guerra Civil, poniendo en valor no solo el recurso, sino también la historia del conflicto en la zona, mediante la realización de una ruta a través de diferentes trincheras. Difundir lo realizado en Los Pilones, a lo largo de los últimos años, es el objetivo de esta comunicación, en la que repasaremos los trabajos en las trincheras, pero también en el territorio anexo, en el marco de esa ruta de la guerra civil en la Comarca del Jiloca.

3.- El paisaje bélico del entorno de Belchite en el verano de 1937: una mirada arqueológica

Autor 1: Antonio Hernández Pardos
Autor 2: Jesús G. Franco Calvo

Sin duda, la batalla de Belchite está considerada como uno de los escenarios míticos de la Guerra Civil Española de 1936-1939, no tanto por los propios acontecimientos bélicos que se  desarrollaron en el verano de 1937, como en la posterior política propagandística llevada a cabo por el Régimen Franquista, que hizo un interesado uso de aquella batalla.  El presente trabajo pretende desarrollar una panorámica material de este acontecimiento bélico, dejando a un lado la población de Belchite, y centrándose en su entorno, en las lomas que se extienden por el Sur y Suroeste.  El territorio que rodea a la población de Belchite conserva un extraordinario conjunto de posiciones defensivas –la mayoría inéditas- que formaron parte, tanto del sistema defensivo desarrollado por el ejército franquista en 1937, como del frente y posterior cerco que las tropas republicanas llevaron a cabo en agosto-septiembre de 1937.  Estos conjuntos arqueológicos constituyen, no solo un sobresaliente campo bélico, teniendo en cuenta las estructuras conservadas y la documentación escrita, sino un extraordinario paisaje bélico, que merece ser investigado y revalorizado.

4.- Nuevas intervenciones arqueológicas sobre fosas comunes de la Guerra Civil Española: Paniza y Ricla.

Autor 1: Francisco Javier Ruiz Ruiz
Autor 2: José Ignacio Piedrafita Soler
Autor 3: Francisco Javier Ortiz Lejarza

La exhumación de fosas comunes contemporáneas en España desde principios del siglo XXI, aparte de formar parte de un ejercicio básico de justicia y dignificación de las víctimas, debe relacionarse con los cambios operados en la gestión del patrimonio arqueológico de nuestro pasado más reciente y con el estudio de los conflictos bélicos y sociales. Las fosas, al igual que otros vestigios, deben ser vistas como parte integrante del registro arqueológico generado por la Guerra Civil y la posterior dictadura, y deben ser estudiadas desde una perspectiva, no sólo histórica y antropológica, sino también arqueológica.

Desde el año 2012, el equipo integrado por los comunicantes ha trabajado en la localización y exhumación de ocho fosas comunes de la Guerra Civil Española y la posguerra en las provincias de Zaragoza y Huesca. Todas estas actuaciones han sido impulsados por asociaciones memorialistas como A.R.I.C.O. (Asociación por la Recuperación e Investigación Contra el Olvido).

En esta comunicación presentamos los resultados obtenidos en dos de estas intervenciones. Una en Paniza, realizada en diciembre de 2015, en la que fue exhumado Luis Antonio Tornos Baquedano, vecino de Used asesinado por un grupo de falangistas el 26 septiembre 1936 junto a la carretera vieja del puerto de Paniza. Y otra fosa común excavada en noviembre de 2016 en el cementerio municipal de Ricla. Allí se exhumaron los restos óseos de las vecinas de Morés Petra Lozano Forcén y Lorenza Morlanes Serrano, junto a tres ferroviarios destinados en la estación de Morés: Zacarías Arranz Pascual (natural de Morón de Almazán, Soria), Tomás Sanz Lorente (natural de Fuente la Higuera, Valencia) y Sebastián Rueda Camacho (natural de Jaén). Y una sexta víctima cuya identidad desconocemos. Todos ellos fueron asesinados nuevamente por falangistas el día 13 de agosto de 1936.

Anuncios