Póster

1.- La Cueva P5 de Aguilón (Zaragoza). Últimas campañas de excavación (2015-2017) y primeros resultados de investigación. 

Autor 1: Carlos Mazo
Autor 2: Marta Alcolea

La cueva P5 de Aguilón (Zaragoza) se localiza al sur del Ebro en las estribaciones del Sistema Ibérico. Los trabajos arqueológicos, comenzados en el año 2010, han afectado hasta el momento a la parte superior de un depósito estratigráfico potente, en el que se reconocen varios momentos de ocupación de grupos neandertales. La industria lítica recuperada (puntas, raederas, muescas y denticulados), de clara filiación musteriense, así como las dataciones obtenidas mediante radiocarbono (>50.0-41.9 kyr BP), permiten vincular estas ocupaciones al Paleolítico Medio.

Por un lado, en este trabajo presentamos, por un lado los resultados obtenidos durante las últimas campañas de excavación arqueológica desarrolladas entre 2015 y 2017. Entre los hallazgos más importantes destaca la localización del nivel MCP, descubierto durante la pasada campaña de excavación (2016), que correspondería con una intensa ocupación del Paleolítico Medio fechada mediante radiocarbono hace 42.000 años. En este nivel de ocupación se detectan abundantes evidencias de la realización de fuegos domésticos, así como huesos de animales altamente fracturados a causa de su consumo humano y abundantes artefactos líticos realizados sobre sílex local y que fueron fabricados en la propia cueva. Por otro lado, presentamos también algunos resultados preliminares de las investigaciones en curso sobre los materiales arqueológicos de este yacimiento.

2.- Las industrias líticas pospaleolíticas del bajo Aragón: Colección de foliáceos del taller de arqueología de Alcañiz.

Autor 1: Tania Catalán Gabarre
Autor 2: Paloma Aranda Contamina
Autor 3: José Antonio Benavente Serrano
Autor 4: José María Rodanés Vicente

Se estudia una importante e inédita colección de industria lítica procedente de Torrecilla de Alcañiz, reunida durante muchos años por Adolfo García. Destaca el extraordinario conjunto de piezas foliáceas en sílex, de diferente tipología, procedentes de un reducido territorio en el que se han localizado varios yacimientos sepulcrales con piezas comparables y que permiten establecer un adecuado marco cronológico. Las dataciones absolutas de algunos de estos yacimientos nos permiten situar su desarrollo durante el Calcolítico,, con fechas acordes con las ofrecidas por otros yacimientos del Valle Medio del Ebro, sin descartar la posibilidad de que algunos tipos, por su morfología, puedan considerarse anteriores.

3.- La Cueva de los Piojos (Ricla, Zaragoza). Nuevos datos sobre el uso de
las cuevas como recintos funerarios en las estribaciones septentrionales del Sistema Ibérico.

Autor 1: Rafael Laborda Lorente
Autor 2: Vanessa Villalba-Mouco
Autor 3: Mario Gisbert León

El objetivo de este trabajo es presentar los datos inéditos de la primera campaña de excavación en la Cueva de los Piojos (Ricla, Zaragoza), así como el análisis de los materiales y el estudio antropológico preliminar de los restos recuperados. La Cueva de los Piojos es una pequeña cavidad situada entre los ríos Grío y Jalón, en las proximidades
del Alto de la Perdíz, topografiada por primera vez en 1971 por el Grupo de Espeleología Martel, pero cuyo potencial arqueológico era desconocido hasta la fecha. Durante la primavera de 2016 y en el contexto del estudio de la espeleogénesis de la cavidad por parte de investigadores de la Universidad de Ohio en colaboración con Centro de Espeleología de Aragón, se produjo el hallazgo fortuito de diversos restos óseos de origen humano. Con el objetivo de conservar dichos restos y evitar la pérdida de información se realizó la primera campaña de excavación durante el verano del 2016. Los resultados obtenidos hasta el momento muestran un yacimiento de tipo sepulcral en el que se han
hallado un mínimo de dos individuos en dos contextos bien diferenciados. Además de ello, la cavidad cuenta con un numeroso ajuar funerario, teniendo en cuenta la escasa superficie excavada. Destaca una rica industria ósea pero también están presentes materiales cerámicos, líticos y metálicos.

4.- Nuevas minas de sílex prehistóricas en el valle medio del Ebro. Las explotaciones de La Leandra (La Muela, Zaragoza)

Autor 1: Fernando Pérez-Lambán
Autor 2: Jesús V. Picazo Millán
Autor 3: Javier Fanlo Loras
Autor 4: Raúl Leorza Álvarez de Arellano

El sílex de La Huerva aparece en forma de nódulos, de diversos tamaños y tonalidades, formando niveles interestrarificados en las calizas miocenas que coronan las plataformas estructurales seccionadas por los ríos Huerva y Jalón. Es una materia prima muy apreciada desde la prehistoria – presente en numerosos yacimientos del valle del Ebro, especialmente mesolíticos y neolíticos – hasta los siglos XVIII y XIX, cuando se desarrolló una producción masiva de piedras de fusil.

Mientras que estas explotaciones recientes dejaron una huella notable en el paisaje, no se tenía constancia de ningún punto concreto de explotación prehistórica. Se consideraba un aprovechamiento oportunista de los nódulos desprendidos de los escarpes de las plataformas e incorporados en los depósitos de ladera y glacis del entorno.

Además de esta posible vía de aprovisionamiento, ahora tenemos indicios de una explotación sistemática mediante pozos y, quizás, galerías en La Leandra, en una superficie de más de 30 Ha. Las prospecciones intensivas de 2016 y 2017 han permitido localizar elementos relacionados con tales explotaciones: “martillos de minero” de cuarcita o arenisca, percutores y “bujardas” de cuarcita o sílex, y abundantes fragmentos de sílex con pátinas blanquecinas incluyendo núcleos pseudoprismáticos y otros restos de talla.

Estos objetos se concentran alrededor de unas formas del relieve antrópicas que interpretamos, a falta de excavaciones, como restos de cantería o minería para la extracción del sílex. Se trata de pequeños rellanos semicirculares, a veces ligeramente deprimidos, dispuestos en paralelo al límite de los estratos calcáreos que contienen el sílex. El extremo de estos rellanos y la ladera bajo ellos están formados por cascajo y bloques de caliza que conformarían la escombrera de la explotación. Estas escombreras, a diferencia de las modernas, están ya completamente mimetizadas con el paisaje, lo que, unido a la asociación espacial de material mueble, permite suponerles una cronología antigua.

5.- El Collado de la Abeja. Una aldea agrícola en llano del Bronce Medio.

Autor 1: Fernando Pérez-Lambán
Autor 2: Jesús V. Picazo Millán
Autor 3: Javier Fanlo Loras

Durante el Bronce Medio (1700-1400 a.C.) las comunidades agrícolas del valle del Ebro ocupan densamente el sector central de la Depresión. Proliferan asentamientos emplazados en los interfluvios de la cuenca, sobre las tierras tradicionalmente dedicadas al cultivo de secano. Precisamente su ubicación conlleva problemas de conservación y les confiere escasa visibilidad en el registro arqueológico. El continuo laboreo de las superficies ocupadas por estos yacimientos prehistóricos, especialmente desde la mecanización del campo, ha afectado severamente a la preservación de sus estructuras y estratigrafía. Por otra parte, son difícilmente identificables en superficie, siendo sólo evidenciados por una dispersión más o menos densa de cerámicas a mano. Por lo tanto, estos yacimientos no son tan bien conocidos como podría pensarse. Incluso cuando se han excavado, generalmente aparecen como “campos de silos” (los silos excavados, como estructuras negativas, escapan parcialmente al alcance del arado) y, ocasionalmente, se describe algún fondo de cabaña aislado.

El caso del Collado de la Abeja ofrece una buena oportunidad para estudiar el conjunto de estructuras que forman un yacimiento en llano del Bronce Medio. Aunque igualmente afectado por la erosión y las labores agrícolas, la excavación del yacimiento ha revelado hasta la fecha los restos de al menos 5 cabañas y 13 silos, lo que nos ofrece una visión de conjunto de la forma pre-urbana de una de estas aldeas. Las cabañas son el elemento más novedoso del yacimiento. Se trata de estructuras exentas rectangulares o formadas por módulos rectangulares parcialmente excavadas en el suelo. Por otro lado, el repertorio de materiales muebles informa de una gran variedad de actividades realizadas en el asentamiento, lo que induce a pensar que es una comunidad potencialmente autosuficiente, sin menoscabo de los probables contactos que tendría con otras aldeas próximas y quizás relaciones de dependencia con yacimientos mayores y posiciones prominentes.

6.- Fases de ocupación del yacimiento El Morredón (Fréscano, Zaragoza) (1150-600 cal ANE).

Autor 1: Paloma Aranda-Contamina
Autor 2: José Ignacio Lorenzo
Autor 3: José María Rodanés Vicente

Como parte del proyecto de investigación (HAR2015-65620) que desarrollamos sobre el yacimiento de El Morredón, situado en el municipio de Fréscano (Zaragoza), presentamos las fases y estructuras de ocupación del área excavada en las campañas arqueológicas realizadas entre 2002 y 2004. Como resultado del estudio de los informes de excavación y del material arqueológico, mayoritariamente cerámico, se ha detectado la existencia de dos fases de ocupación bien definidas, por los materiales y las estructuras asociadas, corroboradas por las dataciones radiocarbónicas realizadas de distintos niveles. Planteamos la hipótesis de la existencia de una fase anterior detectada estratigráficamente, sin estructuras y con escasos materiales asociados, pero confirmada por las dataciones absolutas. En definitiva, la dinámica ocupacional de El Morredón comenzaría posiblemente en el Bronce Tardío o Reciente, consolidándose su ocupación durante el Bronce Final y la Primera Edad del Hierro, extendiéndose, por tanto, durante una horquilla temporal de más 500 años.

7.- Representaciones femeninas Ibéricas: préstamos e influencias (s. III-I a. C). Historia de las investigaciones.

Autor 1: Mª Pilar Peña Gimeno

Desde que en 1860 se descubren las primeras esculturas en el Cerro de los Santos, hasta la actualidad la orientación y metodología de la investigación ha recorrido un largo y desigual camino.

La historia de las investigaciones de la cultura ibérica se desarrolla en periodos divididos tanto en cronología como en orientación. Los diferentes soportes en los que se representa, escultura en piedra, en bronce o cerámicas constatan una diferente evolución.

Los primeros descubrimientos tuvieron lugar en la segunda mitad del siglo XIX momento en el que la Arqueología comienza su andadura como disciplina académica y, junto con la Prehistoria, define sus principios metodológicos como ciencia. Los museos estaban formando sus depósitos y las piezas halladas suscitaban todavía interés como pieza de coleccionismo, propio de las fases arqueológicas iniciales.

Con el desarrollo de las primeras campañas arqueológicas oficiales surgen también los primeros análisis de las piezas considerándolas un elemento integrado en el desarrollo económico, social, político y religioso del mundo ibérico.

Es necesario revisar la historiografía para estudiar el cambio producido en las formas de acometer el estudio de las manifestaciones artísticas ibéricas desde el siglo pasado, cuando se buscaban paralelismos externos mediterráneos como responsables de los cambios que se van produciendo en dichas manifestaciones. Definir a estas producciones como ibéricas, y sobretodo darles el valor de constituir una forma de expresión de una verdadera cultura llevó todavía más tiempo.

El estudio de la imagen femenina en la cultura ibérica no se contemplará en su justa dimensión hasta la década de los 90 del siglo pasado, cuando los estudios multidisciplinarios de género abarcan todas las fases de estudio e investigación de las producciones artísticas del territorio ibérico.

8.- Cornelia Sirasteiun: una mujer ibérica en tiempos del Imperio Romano.

Autor 1: Ignacio Simón Cornago

El objetivo del trabajo es analizar la estela de Cornelia Sirasteiun (Alcañiz), uno de los documentos más elocuentes sobre la latinización y la romanización del Bajo Aragón. Es uno de los pocos epígrafes latinos hallados en la comarca, aunque hay varios elementos que lo relacionan con la cultura y tradición ibéricas, especialmente el cognomen de la finada; otros, sin embargo, revelan los profundos cambios que supone la romanización, en un momento (siglo I d. C.) en el que dicho proceso está muy avanzado. El lugar de hallazgo, la cronología (siglo I d. C.), el tipo de soporte y, especialmente, el cognomen ibérico de la difunta permiten relacionar esta estela con la cultura ibérica. El uso de la lengua latina, la fórmula onomástica de la mujer y el carmen que acompaña al epitafio, sin embargo, atestiguan el avance imparable y el predominio de las formas romanas. En el periodo inmediatamente anterior (Ibérico Final) son características de la región las denominadas estelas del Bajo Aragón, en las que predomina la iconografía -solo tres de ellas están inscritas- guerrera: lanzas, jinetes y escenas bélicas. La estela de Cornelia, aunque comparte el gran formato con las estelas ibéricas recuperadas en El Palao, tiene cabecera semicircular y casi toda su cara frontal está ocupada por la inscripción, el único elemento decorativo es un círculo inciso en la parte superior. Este monumento es un magnífico ejemplo del cambio histórico que tradicionalmente se denomina romanización, pues si las mencionadas estelas ibéricas del Bajo Aragón corresponden a monumentos de varones, a juzgar por la exaltación guerrera de sus imágenes, la estela de Cornelia Sirasteiun –una mujer origen ibérico como demuestra su cognomen– no tiene decoración figurada y a cambio presenta un texto en latín, con un carmen que trasmite una sensibilidad muy distinta ante la muerte.

9.- El tipo de los bustos enfrentados. La sucesión dinástica en las acuñaciones provinciales hispanas.

Autor 1: Claudia García Villalba

La emisión de moneda plenamente romana en Hispania se inicia con Julio César y finaliza con Claudio 54 d.C. En ese periodo se distinguen dos grupos diferenciados en función de la autoridad emisora: las acuñaciones imperiales y las más numerosas, denominadas acuñaciones provinciales. Estas últimas, dirigidas por las élites de colonias y municipios reflejan modas locales y regionales. De ahí que, cuando sus tipos iconográficos y leyendas hacen alusión a personajes destacados, la moneda deba ser entendida como otro más de los soportes empleados para prestar homenaje a emperadores, dinastías imperiales, o individuos destacados de la Domus Augusta.

Los homenajes a los emperadores en las emisiones provinciales eran poco variables, incluían como regla general su imagen monetal y la titulatura correspondiente. Sin embargo, en la exaltación de un personaje de la Domus Augusta, utilizando como soporte la moneda, es frecuente el empleo de distintos tipos iconográficos. Así, cuando el personaje al que se pretende homenajear, aparece en las series imperiales, lo más habitual es que las emisiones provinciales imiten los tipos iconográficos oficiales. No obstante, cuando no se conocen precedentes oficiales las cecas provinciales eligen tipos propios, exclusivos de ese taller o compartidos por varios.

Entre éstos últimos se ha podido apreciar uno que prevalece sobre el resto en la amonedación provincial hispana, el de los bustos enfrentados, empleado para representar a parejas imperiales de herederos: Cayo y Lucio Césares, Germánico y Druso Minor y Nerón y Druso César.

El objetivo de esta comunicación es presentar un análisis detallado de como el tipo de los bustos enfrentados llega a las cecas hispanas y demostrar que se convierte en el tipo más usado para la representación de parejas dinásticas en Hispania, conviviendo en un primer momento con otros modelos iconográficos pero afianzándose y creciendo en popularidad progresivamente.

10.- Reflexiones sobre un pie escultórico de mármol de Caesar Augusta.

Autor 1: Maria Pilar Lapuente Mercadal
Autor 2: Isabel Rodà de Llanza
Autor 3: Eva Koppel
Autor 4: Carmen Aguarod Otal

Se realiza un análisis estilistíco y arqueométrico de un fragmento escultórico hallado en las excavaciones de las termas públicas de Caesar Augusta. La pieza tallada en un único bloque de mármol blanco corresponde a parte del pie derecho de una escultura de gran tamaño (con un ancho de pie de 17 cm) apoyado en su parte delantera hasta el empeine, en una base de 16 cm x 33 cm máx. x 14 cm máx.). El pie de gran tamaño, de tipo griego, con los dos primeros dedos que miden poco más de 7 cm desde el punto de arranque, permite suponer una estatua de tamaño superior al natural de aproximadamente 2,05 m. La parte conservada del pie se apoya en su totalidad sobre la base, quedando ligeramente levantado el dedo meñique, indicando que la estatua podría descansar su peso en la pierna derecha.

La pieza almacenada en el Museo de Zaragoza (número de referencia 82.16.88) fue muestreada sacando una pequeña esquirla con objeto de proceder a su análisis petrográfico, de catodoluminiscencia y de isótopos estables de C y O. Los resultados analíticos avalan, sin duda, su procedencia griega en las canteras de mármol del Monte Pentélico de Atenas.

La calidad del material empleado junto con la perfección del trabajo escultórico, un pie desnudo con las uñas y cutículas perfectamente indicadas, permiten reflexionar sobre las diversas propuestas que podrían encajar para esta estatua ideal.

11.- Chicharroya III. Una villa romana en el término municipal de Novallas (Zaragoza).

Autor 1:  Héctor Arcusa Magallón
Autor 2: David Álvarez Polanco.

Durante agosto de 2017 se realizó una campaña de excavación en el yacimiento de Chicharroya III, entre los días 1 y 20. El objetivo era evaluar el potencial del yacimiento y contextualizar el hallazgo del Bronce de Novallas. Los resultados de dicha intervención han sido prometedores. En la parte alta del cabezo se han localizado unas estructuras de producción que arrancarían en época altoimperial y tendrían una perduración hasta época tardorromana, muy probablemente mediados del S. IV.

En esta campaña se localizó la pars fructuaria, al menos una parte, de la villa. Las evidencias indican que se trataría de una villa destinada a la producción de vino. Hasta la fecha se han localizado parte del lacus o lagar, en el que se recogería el mosto tras el prensado de la uva. Junto a esta estructura se localizó la cella vinaria o almacén. La comunicación entre ambas estructuras se realizaba mediante una tubería de plomo de unos 12 cm de diámetro. La bodega no ha podido ser definida en ninguna de sus dimensiones. Hasta la fecha se han excavado unos ocho metros de longitud del muro oriental, que tiene una altura conservada de poco más de un metro. También han aparecido dos apoyos para los pilares que soportarían el cerramiento superior de la bodega y que constituiría el suelo de la primera planta del edificio. Sobre el suelo de la bodega se han localizado las grandes dolia de almacenaje, que tendrían una capacidad media de 700 litros de vino.

12.- Decoración de estuco del atrio de la Domus 1 (Insula I) de Bilbilis

Autor 1: Carmen Guiral Pelegrín
Autor 2: Lara Íñiguez Berrozpe
Autor 3: Carlos Sáenz Preciado
Autor 4: Manuel Martín-Bueno

Presentamos en formato poster los resultados de la investigación de laboratorio realizada durante el verano de 2017 en el yacimiento de Bilbilis (Calatayud, Zaragoza). A partir del estudio de los restos de estuco – pertenecientes a cornisas y columnas fundamentalmente- exhumados en su gran mayoría en las campañas de 2000-2001, se ha podido establecer una serie de hipótesis acerca de la decoración, realizada con este material, del atrio de la Domus I (Inslula I) ubicada en el conocido como Barrio de las Termas.

Esta presentación tiene varios objetivos: continuar con el estudio de la decoración pictórica y en estuco de la citada vivienda para, entre otras cosas, seguir concretando su cronología; y reivindicar el papel del estuco como objeto arqueológico -con  una metodología propia- de vital importancia para comprender diversos aspectos de la sociedad romana que hizo uso de él para configurar la ornamentación de sus edificios, tanto públicos como privados.

13.- Nueva artesanía andalusí en el valle del Ebro: El taller de vasos de alabastro de Rodén.

Autor 1: Jesús V. Picazo Millán
Autor 2: Javier Fanlo Loras
Autor 3: Alfonso Soro Gayán

En esta contribución presentamos los resultados de una breve pero significativa intervención arqueológica en lo que parece la escombrera de un taller de época andalusí, situado en la localidad de Rodén, junto a Fuentes de Ebro (Zaragoza), en el que se fabricaron vasos de alabastro. Se trata de un hallazgo excepcional, único en la Península Ibérica, datado hacia mediados del siglo XI, cuyos referentes se encuentran en el Medio Oriente. Damos cuenta de la estratigrafía del yacimiento, incidiendo en la posición de la escombrera, su datación por radiocarbono y los materiales asociados, así como del tipo de desechos de alabastro recuperados que permiten la reconstrucción del proceso de elaboración de los vasos, fundamentalmente cuencos hemiesféricos, mediante la utiliza­ción de un torno con eje horizontal. Se trata de una producción de lujo –el propio vaso y/o su contenido- destinada al consumo de las élites locales, como pone de manifiesto su presencia en contextos aristocráticos como la fortaleza-palacio de los Banu Razin, emires de Albarracín, en un marco político e ideológico muy receptivo a las corrientes de globalización islámica que parece acontecer en esos momentos y que justifica la presencia de este tipo de manufacturas y, más aún, esta tecnología en el valle del Ebro.

14.- Arqueología efímera en Aragón. Novedades, estado de la cuestión y metodología para el estudio taxonómico y morfotécnico de objetos de madera y cestería.

Autor 1: Marta Alcolea Gracia

La aparición de objetos de madera trabajada y cestería en yacimientos arqueológicos constituye un hallazgo excepcional. Aunque los recursos vegetales constituirían sin duda una materia prima fundamental para la economía de las sociedades prehistóricas, asequible y fácil de transformar, nuestro conocimiento acerca de su uso se ve limitado por los problemas de conservación derivados de su naturaleza biológica, que provoca su degradación en condiciones ambientales normales, convirtiéndolos en materiales prácticamente invisibles en el registro arqueológico. En medios secos de latitudes templadas, como la Península Ibérica, las evidencias del consumo de recursos vegetales como materia prima se reducen a contadas excepciones en las que se dan unas condiciones excepcionales de conservación. En este caso, estas condiciones pasan por la extrema sequedad que se puede dar en determinados contextos como las cuevas, acentuada en un ambiente semiárido como el sector central del valle del Ebro, convirtiendo a este territorio en un marco privilegiado para la conservación elementos confeccionados a partir de materias primas perecederas.

En este trabajo presentamos una propuesta metodológica para el estudio de este tipo de materiales. Nos apoyaremos, a modo de ejemplos de aplicación, en los estudios que hemos llevado a cabo recientemente, algunos de ellos todavía inéditos, en una serie de objetos de madera y cestería de la Edad del Bronce y Antigüedad Tardía procedentes de los yacimientos aragoneses de la Cueva del Moro de Alins del Monte (Huesca), el Tragaluz (Huesca) y la Cueva del Búho de Ibdes (Huesca). El estudio taxonómico y morfotécnico de los conjuntos arqueológicos consta de diferentes etapas. Por un lado, un análisis macroscópico permite la descripción morfológica de las piezas, la determinación de las partes de las plantas de las que proceden y la identificación de las huellas laborales producidas por el proceso de manufactura. Por otro lado, un análisis microscópico permite la determinación botánica de las plantas de las que proceden estos objetos. Para ello las muestras de preparan mediante la extracción de láminas semidelgadas que permitan la observación de las estructuras celulares de la madera con un instrumento cortante sobre partes poco visibles o sobre roturas ya existentes con el objetivo de no comprometer la integridad física de los objetos, algunos de ellos con un elevado valor museográfico.

15. -De las trincheras a las aulas. Arqueología y didáctica de la Guerra Civil en Aragón.

Autor 1: Hugo Chautón Pérez

La arqueología del conflicto es la mejor herramienta para investigar y poner en valor los restos de la Guerra Civil Española, un patrimonio que podemos encontrar a cada palmo de terreno, en cada colina o barranquera, o en los cientos de fosas de represaliados que permanecen aún intactas en las cunetas, cementerios y campos aragoneses. El estudio de la materialidad conservada y su documentación exhaustiva posibilita la transformación de aquellos escenarios de destrucción, violencia y represión, en lugares de memoria, y espacios de aprendizaje para futuras generaciones.

 

16.- La aplicación de la estadística Bayesiana en la periodización de la Iª Edad del Hierro en el Valle Medio del Ebro

Autor 1: José Ignacio Royo Guillén
Autor 2: Iñigo García-Martínez de Lagrán
Autor 3: Cristina Tejedor Rodríguez

La utilización de la estadística bayesiana en el análisis de las dataciones radiocarbónicas, no es una novedad en algunos estudios de la Prehistoria Peninsular, tanto los referidos a la Prehistoria Reciente del Sureste como a la costa mediterránea. Sin embargo es un método que hasta la fecha no se ha aplicado a la periodización de la Edad del Hierro en el valle del Ebro. En este trabajo queremos abordar, en un intento de síntesis preliminar, la aplicación de la estadística bayesiana en las dataciones radiocarbónicas del valle medio del Ebro, intentando ajustar la periodización generalmente aceptada en base a los análisis de tipologías metálicas o cerámicas, en los  materiales de importación y sobre todo en las escasísimas estratigrafías bien documentadas y contextualizadas conocidas.

La recuperación, ordenación y contextualización de la totalidad de dataciones conocidas o inéditas existentes en los poblados y necrópolis de la Edad del Hierro del valle medio del Ebro, ha sido el punto inicial a partir de la cual hemos integrado la periodización actual en los contextos estratigráficos, materiales e históricos. La utilización de algunas herramientas disponibles en programas de uso generalizado, como OxCal 4.3, (Herramienta Phases), y su análisis con los datos conocidos, nos han permitido establecer algunas conclusiones preliminares, así como comprobar un resultado un tanto desalentador, no tanto por el sistema de análisis utilizado, como por otras variables relacionadas con la utilización de muestras radiocarbónicas no estandarizadas (utilización indistinta de muestras de vida corta y de vida larga), algunas con una desviación estándar que las hace prácticamente inutilizables y también la gran amplitud de las muestras analizadas y la dispersión de laboratorios, no siempre de una fiabilidad absoluta. No obstante, y a pesar de los problemas inherentes a este periodo y su datación radiocarbónica (Catástrofe del Hierro), consideramos necesario este tipo de análisis sobre todo cuando contemos con un número suficientemente amplio y bien contextualizado de dataciones de C14.

Anuncios