Prehistoria

1.- El campamento neandertal del MIS 6/5 de Roca San Miguel (Arén, Huesca).

Autor 1: Lourdes Montes Ramírez
Autor 2: Rafael Domingo Martínez

Roca San Miguel es un promontorio que encaja el paso del Noguera Ribagorzana junto a la población de Arén, en cuya ladera sureste se localizan los restos de un asentamiento, aparentemente al aire libre, musteriense. Sondeado inicialmente en octubre de 2013, desde entonces se han sucedido 3 campañas de excavación (2014, 2016 y 2017) que poco a poco permiten perfilar algunos caracteres de la organización de los neandertales que se asentaron en el lugar.

Actualmente se trabaja en tres áreas diferenciadas de la ladera (catas superior, intermedia e inferior) cuya excavación muestra resultados diferenciados en cuanto a estructuras y proporciones y tipo de restos localizados: los limos de la cata superior entregan numerosos y variados restos líticos acompañados por algo de fauna; la cata intermedia se caracteriza por una serie de hogueras superpuestas donde aparecen centenares de esquirlas óseas muy fragmentadas y quemadas así como algunos elementos de industria lítica; por último, el sedimento de la cata inferior parece haber sufrido un ligero deslizamiento ladera abajo, pese a lo cual la fauna recuperada no presenta alteraciones significativas: sus dimensiones y estado de conservación permiten identificar el tipo de resto óseo (hay también algunos restos líticos).

Recientes dataciones por OSL remiten el depósito de las catas intermedia y superior respectivamente a finales del  MIS 6 e inicios del MIS 5. La industria lítica del yacimiento entra en los habituales parámetros musterienses: raederas, denticulados y algunos ejemplares de excelentes puntas se acompañan de numerosas lascas sin retocar y abundantes restos que indican actividad de talla in situ. Las rocas trabajadas alternan entre el sílex local, de excelente aptitud para la talla, y otras rocas que acopiaban en el inmediato cauce del Noguera: ofitas, basaltos, cuarcitas… La fauna identificada es la propia de la época, con herbívoros de talla grande (caballo, bisonte o uro), y mediana (ciervo, cabra…).

2.- Cueva Hermosa (Calcena). Un nuevo conjunto de arte rupestre paleolítico en Aragón

Autor 1: Manuel Bea Martínez
Autor 2: Carlos Mazo Pérez
Autor 3: Pilar Utrilla Miranda

Los trabajos previos de estudio y documentación llevados a cabo en Cueva Hermosa (Calcena, Zaragoza) apuntan a que nos encontramos ante la segunda cavidad con manifestaciones rupestres paleolíticas de Aragón. Hasta el momento, se han documentado tres paneles con restos de pintura roja conformados por digitaciones o manchas. Dos de los paneles se localizan en las proximidades de la entrada a la cueva, mientras que el más completo y definitorio se localiza en el interior. La mala conservación del soporte (con importantes desplacados) determina que la zona decorada resulte relativamente exigua. Con todo, en el panel 3, las alineaciones de puntos se disponen de forma ordenada, regularmente separados, formando 12-13 columnas con un desarrollo de tendencia rectangular. Esta agrupación, dividida en dos grupos por cuestiones de conservación del soporte, se inscribe dentro de una especie de nicho de grandes dimensiones cuya morfología natural recuerda el perfil de un mamut.

Esta temática (nubes de puntos de color rojo) resulta muy abundante en conjuntos rupestres paleolíticos franco-cantábricos (Fuente del Trucho, Altamira, Castillo, Chufín, Marsoulas…), en bastantes ocasiones relacionados con relieves naturales (Pindal, Pestillac, Aldène, Mayenne, Font de Gaume…).

Resultó imposible obtener una datación por U/Th de los recrecimientos calcíticos observados sobre algunos de los puntos. Sin embargo, atendiendo a contextos artísticos afines, es posible considerar una datación pre-Magdaleniense para el conjunto. El contexto paleolítico de los alrededores y áreas geográficas próximas queda bien atestiguado con yacimientos o hallazgos aislados como los de Cueva Bolichera, Cueva del Gato, Abrigo Alejandre, Abrigo Vergara o Peña del Diablo.

Cueva Hermosa apunta nuevas posibilidades interpretativas acerca de la ocupación humana con manifestaciones artísticas durante el Paleolítico en un área periférica, aportando información acerca de los patrones de asentamiento y redes de comunicación de las sociedades paleolíticas entre el Valle Medio del Ebro y La Meseta.

3.- El abrigo de El Esplugón (Molino de Billobas-Sabiñánigo, Huesca)

Autor 1: Abel Berdejo
Autor 2: Alberto Obón
Autor 3: Marta Alcolea
Autor 4: Rafael Domingo
Autor 5: Rafael Laborda
Autor 6: Alejandro Sierra
Autor 7: Pilar Utrilla

Se estudia la secuencia mesolítica y neolítica del abrigo del Esplugón, uno de los mejores lugares de hábitat del Prepirineo, tras la cueva de Chaves. Su secuencia arqueológica entrega una ocupación del Mesolítico microláminar (nivel 6), seguida de una del mesolítico “macrolítico” o de denticulados (nivel 5), de un mesolítico geométrico de trapecios (nivel 4), seguido de uno de triángulos (nivel 3 inferior) para culminar en dos niveles del Neolítico Antiguo (3 superior y 2) y una ocupación calcolítica (nivel l). Se han datado por C14-AMS 13 muestras de los diferentes niveles obteniendo fechas entre un 8380±40BP y un 5970±30 BP, lo que da indicio de una ocupación reiterada durante 2400 años.

En síntesis, los rasgos que hacen significativo el Esplugón en el conjunto del rico Mesolítico del Valle del Ebro son los siguientes: 1).- la riqueza de la industria lítica de sus niveles 3 y 4, con más de 200 geométricos para una superficie excavada de 6 m2; 2).- la existencia de una secuencia mesolítica completa desde el Microlaminar al Neolítico Antiguo; 3).- entrega algunas hojas con pátina de cereal en sus niveles neolíticos; 4).- ha conservado los restos de fauna salvaje y doméstica, así como una interesante industria ósea; 5)- presenta, al igual que Chaves, algunos ejemplos de cantos pintados, así como motivos geométricos incisos de arte parietal; y 6).- rellena, junto con Espantalobos, un vacío de ocupación en la parte central del Prepirineo, poniendo en valor la posición geoestratégica del corredor del río Guarga.

4.- Estructuras de almacenaje prehistóricas en la cueva redil de Coro Trasito (Tella-Sin, Huesca)

Autor 1: Ermengol Gassiot Ballbè
Autor 2:  Javier Rey Lanaspa
Autor 3: Ignacio Clemente Conte
Autor 4: Laura Obea Gómez
Autor 5: Sara Díaz Bonilla
Autor 6: Manuel Quesada Carrasco
Autor 7: Virgínia García Díaz
Autor 8: David Garcia Casas
Autor 9: David Rodríguez Antón

Las excavaciones en extensión de un sector de la cueva de Coro Trasito están sacando a la luz ocupaciones de época neolítica (VI y V milenio calANE) y de la Edad del bronce (mediados del II milenio calANE). En ellas, y especialmente en las primeras, el asentamiento humano se llevó a cabo en el marco del uso de la cavidad como redil, tal y como hace evidente la sucesión de capas de fumier que conforman la secuencia estratigráfica. Sin embargo, la presencia de silos en las diferentes fases de ocupación muestra, también, que junto a la estabulación de ganado en el lugar también se llevaron a cabo prácticas de almacenamiento a la vez que, seguramente, se introdujeron elementos para diferenciar espacios. En este trabajo se presenta este aspecto de las ocupaciones prehistóricas documentadas hasta la fecha en Coro Trasito. Se describen las principales características morfológicas de estas estructuras, se detallan los elementos diferenciales de los silos de la edad del bronce y del neolítico y se aportan elementos para inferir su funcionalidad y comprender su distribución espacial dentro de la cavidad. Así mismo se detallan otros elementos constructivos que, posiblemente, completaron la estructuración del espacio

5.- Elementos de adorno neolíticos de Coro Trasito (Tella-Sin, Huesca), campañas 2011-2017

Autor 1: Javier Rey Lanaspa
Autor 2:  Ignacio Clemente Conte
Autor 3: Ermengol Gassiot Ballbè
Autor 4: Monica Oliva Poveda
Autor 5: David Cuenca Solana
Autor 6: María Saña Seguí

En este trabajo se presenta el estudio de los elementos de adornos recuperados en Coro Trasito (Tella-Sin, Huesca) entre las campañas de 2011 y 2017. Se trata de artefactos elaborados en diversas materias primas, la mayoría de ellos realizados en materias primas alóctonas de diversas procedencias y que muestran probables relaciones con la zona oriental de la península. Por una parte, una serie de conchas de Glycymeris con perforaciones en la parte del umbo y que muestran signos de haber sido suspendidos y por otra, una cuenta de collar pulimentada de Cardium sp., retallada y pulimentada. También se ha recuperado una cuenta de color negro de una roca negra elaborada por abrasión que probablemente se trate de un lignito y un colgante elaborado sobre un incisivo de canino que está muy pulimentado debido a su uso como tal. Por último, en otra zona de la excavación abierta en 2017 se ha recuperado un fragmento de brazalete pulimentado en una roca blanca que probablemente se trate de mármol y que es habitual en otros yacimientos de cronologías atribuidas también al Neolítico antiguo.

6.- El Barranco de la Pardina en Ordesa y su ocupación prehistórica (Campañas 2014-2016).

Autor 1: Rafael Laborda Lorente
Autor 2: Vanessa Villalba Mouco
Autor 3: Paloma Lanau Hernáez
Autor 4: Rafael Domingo Martínez
Autor 5: Lourdes Montes Ramírez

El Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido (PNOMP) es un territorio caracterizado por su extraordinaria riqueza y diversidad paisajística. Aparentemente natural, este paisaje responde sin embargo a un proceso que combina elementos naturales (clima, dinámica vegetal) y antrópicos (actividad pastoril). En este contexto de alta montaña, los pastos propios del piso alpino se expanden descendiendo desde su cota natural hasta cubrir una orla de 300-400 metros de altura que correspondería a la expansión del bosque.

Tradicionalmente, esta sustitución se viene explicando a partir de una intensa actividad ganadera que habría modificado no sólo las cotas de expansión del pasto, sino incluso su composición, favoreciendo el desarrollo de determinadas especies herbáceas al tiempo que limita el de otras y el crecimiento de los árboles. Hasta hace poco, las explicaciones histórico culturales bien documentadas permitían remontar esta actividad hasta la Edad Media como máximo.

En los últimos años, la investigación arqueológica pirenaica sugiere que el origen de esta intervención humana en alta montaña podría remontarse casi hasta los inicios de la actividad ganadera humana, es decir hasta el Neolítico. Entre 2014 y 2016 hemos desarrollado tres campañas sucesivas de prospección intensiva y sondeos arqueológicos en el barranco de la Pardina y su entorno inmediato, dentro del Puerto Bajo de Góriz. Este trabajo nos ha permitido documentar la presencia humana en este territorio al menos desde el Neolítico final y durante la Edad del Bronce a partir de los materiales recuperados y de las dataciones C14 obtenidas.

 7.- LA GUARGUERA: estudio de la huella arqueológica en un territorio alternativo

Autor 1: Abel Berdejo
Autor 2: Hugo Ábalos
Autor 3: Andrés Rodríguez
Autor 4: Rafael Laborda
Autor 5: Marta Alcolea
Autor 6: Alejandro Sierra
Autor 7: Paula Gallego
Autor 8: Mónica Castro
Autor 9: Agustín Montero

Este estudio surge en el año 2008 como iniciativa de un grupo de jóvenes arqueólogos recién licenciados ante la práctica ausencia de estudios arqueológicos en el pirineo central y como herramienta de autoaprendizaje. Nuestro marco de actuación son los valles del Guarga, Isuela, Flumen, Guatizalema y Alacanadre, todos situados en el prepirineo oscense. Su objetivo formal es realizar una prospección arqueológica selectiva en busca de indicios de poblamiento humano

prehistórico sobre una superficie total mayor de 300 km2, pero sobre todo, en ellos tratamos de entender la evolución temporal del territorio y la de sus pobladores. Ante la falta de medios, desde el principio nos hemos centrado en el valle del Guarga (la Guarguera). Durante las tres primeras campañas limitamos nuestra actividad a aquello que era accesible realizando una una buena documentación del territorio sobre la que diseñar el método de prospección más efectivo, menos costoso y que más se adecuase al paisaje y sus condiciones. La estrategia se centró en la búsqueda de los abrigos naturales de tradición ganadera al ser fácilmente detectables y albergar en su interior secuencias estratigráficas bien conservadas. El más destacable de los resultados el sondeo del Abrigo del Esplugón, un yacimiento que abarca una riquísima secuencia estratigráfica que incluye desde los inicios del VIII hasta el V milenio cal BP, referente para el estudio del Mesolítico y el proceso de neolitización del Valle del Ebro. Ante los buenos resultados del proyecto, a partir del año 2011 miembros del departamento de arqueología de la Universidad de Zaragoza decidieron apoyarnos incorporándose nuevas personas al equipo de investigación y aportando financiación para varias campañas de intervención en El Esplugón.

Tras la fundación del colectivo De la Roca al Metal, en los últimos años (2011-2017) nos hemos centrado en estudiar los materiales recogidos y continuar prospectando, se ha finalizado el sondeo en El Esplugón, hemos realizado nuevas intervenciones en el Abrigo de Campo Grande, San Úrbez o el del Pascualín dando resultados notables todavía pendientes de publicar, desarrollamos un programa de estudio ambiental para poder comprender la evoluciónpaleoclimatológica y estamos iniciando un estudio de la arquitectura popular del valle participando y aportando nuestro conocimiento y fuerza en labores de rehabilitación de casas u otros elementos constructivos.

A día de hoy, el proyecto continúa y visualizamos diferentes perspectivas: 1) después de estos años de trabajo comprendemos el estado actual del territorio viendo como un paisaje aparentemente salvaje tiene una gran huella arqueológica de la antropización sufrida y como desde iniciativas locales tradicionales y autogestionadas se trata de dar solución a la despoblación y el olvido existente hacia este territorio y esta cultura casi extinta. 2) Gracias al enorme potencial arqueológico, en el horizonte tenemos nuevas campañas de prospección o la apertura de nuevos sondeos en diferentes abrigos. 3) Cada vez tenemos más apoyos y colaboraciones, que poco a poco van configurando un buen equipo de trabajo transdisciplinar, compuesto por especialistas de instituciones o gente comprometida e ilusionada que ve en el proyecto la oportunidad de poner en práctica sus conocimientos gestionando su propio aprendizaje en grupo. 4) Tras años de gestión autónoma de un proyecto de investigación arqueológica hemos diseñado un modelo de financiación dinámico que tiene como base la creación de una economía común del grupo. Las aportaciones económicas proceden de la realización de talleres didácticos en diferentes ámbitos educativos; el apoyo que nos aportan diferentes colectivos y movimientos sociales así como colaboraciones puntuales con equipos de investigación vinculados a instituciones públicas.

8.- Novedades en el arte levantino del Bajo Aragón: los abrigos del Corral de las Gascas y Barranco del Muerto (Alcañiz, Teruel)

Autor 1: Manuel Bea
Autor 2: Paloma Lanau
Autor 3: José Antonio Benavente
Autor 4: Jesús Carlos Villanueva
Autor 5: Héctor Arcusa Magallón
Autor 6: José Ignacio Royo Guillén
Autor 7: Pilar Utrilla

Los trabajos de prospección arqueológica llevados a cabo por miembros del Taller de Arqueología de Alcañiz propiciaron el descubrimiento, en 2016, de tres conjuntos rupestres postpaleolíticos, dos de ellos atribuibles al arte Levantino: Corral de las Gascas y Barranco del Muerto. Ambos abrigos se localizan en la margen derecha de la Val de Redormos o Val de Maella, a tan sólo 2,5 km de separación entre ellos, en la misma vertiente y a la misma cota, en una vía de comunicación natural entre las cuencas de los ríos Guadalope y Matarraña y se han documentado mediante fotografía digital de alta resolución, confeccionándose calcos digitales de las pinturas.

El Corral de las Gascas se localiza, además, en las cercanías de un meandro del Guadalope, en el inicio del barranco. Este conjunto cuenta con 9 motivos: dos zoomorfos (una cierva y un ciervo de grandes dimensiones) y, al menos, cuatro antropomorfos en diferentes actitudes. En el abrigo del Barranco del Muerto tan sólo se constata una única representación de arquero, de muy buena factura aunque poco visible en la actualidad. Este motivo, de grandes dimensiones (60 cm de altura), se inserta en el contexto recientemente definido como “macrolevantino”.

Temática y estilísticamente ambos conjuntos se integran en el núcleo levantino del Bajo Aragón-Maestrazgo, contando con perfectos paralelos en conjuntos clásicos como Val del Charco del Agua Amarga, Roca dels Moros, Els Gascons, Cova Remigia y otros más recientes, como Cuevetas de Poyuelo o Las Monteses.

El hallazgo y estudio de estos conjuntos permite apuntar nuevas hipótesis interpretativas tanto desde una perspectiva estilístico-temática (enfatizando la idea de una etapa o área con motivos de grandes dimensiones) como territorial, poniendo énfasis en el uso bidireccional de determinados valles como espacios de comunicación.

 9.- Mas del Obispo (Alcañiz, Teruel). Un nuevo conjunto de pintura rupestre esquemática en la cuenca del río Guadalope.

Autor 1: Paloma Lanau Hernáez
Autor 2: Manuel Bea Martínez
Autor 3: José Antonio Benavente
Autor 4: Jesús Carlos Villanueva
Autor 5: José Ignacio Royo

El presente trabajo pretende dar a conocer el conjunto con pintura rupestre de Mas del Obispo (Alcañiz, Teruel), localizado como fruto de las prospecciones llevadas a cabo por miembros del Taller de Arqueología de Alcañiz, así como contextualizarlo dentro de las manifestaciones de arte rupestre del Bajo Aragón. Junto a representaciones que se inscriben por su morfología en el ciclo esquemático, al que se asigna una cronología genérica entre el Neolítico y la Edad del Bronce, encontramos múltiples trazos y manchas de pigmento no figurativos para los cuales resulta complicado proponer una adscripción cronocultural. Entre los motivos de tipo esquemático se han identificado un bilobulado, varias figuras ramiformes y un grupo de representaciones pectiniformes. La disposición de estas últimas y la identificación en algunos casos del detalle de la cornamenta permiten proponer la interpretación de los pectiniformes como zoomorfos e incluso sugerir que pueda tratarse de una escena de pastoreo.

El descubrimiento del conjunto se suma a otros realizados en el entorno próximo, como el abrigo de El Viñero en Torrecilla de Alcañiz, que vienen a enriquecer la nómina de yacimientos con pintura exclusivamente esquemática en el Bajo Aragón, un área donde predominan las representaciones de arte Levantino. Las pinturas de Mas del Obispo corresponden al más puro esquematismo, en contraste con la tendencia seminaturalista que caracteriza frecuentemente al arte esquemático de esta área. El Bajo Guadalope ocupa un lugar central entre los núcleos del río Martín al oeste, el Matarraña al este y el grupo de Mequinenza en la parte septentrional. El hallazgo de las pinturas se inscribe en el contexto del descubrimiento dentro del mismo valle de otros dos abrigos decorados, en este caso con pinturas levantinas. Los tres conjuntos se sitúan junto a una importante vía de comunicación, que conecta el río Guadalope con el Matarraña.

10.- Un nuevo enclave con grabados rupestres en la altas Cinco Villas: la Cueva de Lasque (ORÉS, ZARAGOZA) y su documentación fotogramétrica

Autor 1: José Ignacio Royo Guillén
Autor 2: Fabiola Gómez Lecumberri
Autor 3: Héctor Arcusa Magallón

Entre el grupo de pequeños santuarios rupestres al aire libre que se han dado a conocer en Aragón, uno de los más interesantes se encuentra en las Altas Cinco Villas zaragozanas, en la localidad de Orés, muy cerca ya del prepirineo. Descubierto a finales de los años 90 por el vecino de esta población D. Tomás Cortés, agente de protección de la naturaleza, hasta la fecha ha permanecido prácticamente inédito, aunque se trata de un yacimiento cuyas representaciones grabadas representan toda una novedad en el repertorio iconográfico de las manifestaciones parietales de época protohistórica en territorio aragonés.

El mal estado de su soporte rocoso y el deterioro acelerado de sus paneles grabados ha supuesto un auténtico reto para la documentación de sus variados motivos y las distintas técnicas utilizadas en su ejecuciòn. En la actualidad se conservan hasta cinco paneles de grabados repartidos por la parte exterior de este abrigo, correspondientes a un conjunto mucho más numeroso que desgraciadamente ha destruido la degradacion del soporte rocoso.

Los diferentes sistemas de documentación de este enclave, han ido cambiando a lo largo de estos últimos 15 años, desde los más elementales, como los calcos directos sobre láminas plásticas y los realizados por frotage, a los calcos indirectos a partir de fotografía. De este modo se ha documentado un variado muestrario de técnicas y motivos grabados como los realizados por picado, abrasion o incisión que han dado como resultado representaciones de cazoletas, surcos, motivos geométricos, armas, e incluso inscripcions paleohispánicas y posibles embarcaciones. La reciente documentación fotogramétrica de este yacimiento, nos ha permitido acelerar el proceso de calco, consiguiendo una mayor precision en los mismos, lo que nos ha permitido estudiar este conjunto de época protohistórica y su posible contexto arqueológico.

11.- Mecanismos preventivos en la Conservación y Restauración de pintura rupestre al aire libre. El caso del Abrigo de los Toros del Barranco de las Olivanas, Albarracín (Teruel).

Autor 1: Rosa Gasque Rubio
Autor 2: Dra. Mª Antonia Zalbidea Muñoz
Autor 3: Jose I. Royo Guillén
Autor 4: Blanca Latorre Vila

Albarracín y su entorno protegido es un enclave con manifestaciones rupestres de gran importancia en el ámbito local, provincial y nacional, siendo un referente en el estudio del Arte Rupestre Levantino. En este ámbito se encuentra el Abrigo de los Toros del Barranco de las Olivanas, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1998 y Monumento Histórico-Artístico y Bien de Interés Cultural en 2002.

Sin embargo, estas distinciones no resuelven la problemática de su conservación y restauración; problemática que ha sido objeto de estudio, especialmente, desde la segunda mitad del siglo XX. Las conclusiones de estos estudios abogan por la intervención teórica, poco invasiva, planteando así las bases teóricas para la propuesta de conservación preventiva desarrollada en este proyecto.

La naturaleza material del arte rupestre es un condicionante determinante, su degradación natural viene inherente a esta condición tangible. Esta evolución es inevitable, pero se puede minimizar y controlar por medio de mecanismos preventivos, que permiten establecer pautas de actuación objetivas, concretas y extrapolables a cualquier manifestación de características similares.

El proceso de conservación preventiva realizado en el Abrigo de las Olivanas ha consistido en el registro fotográfico con luz visible y microscopio óptico de luz visible y ultravioleta, el estudio químico del soporte con microanálisis y colorimétrico de la película pictórica y, finalmente, con el seguimiento termo-higrométrico de sus condiciones microclimáticas. En caso de realizar una intervención se propone un proceso curativo, basado en la consolidación y fijación del soporte rocoso.

Con el objetivo de anticiparse a los daños venideros, planificar una correcta gestión de la conservación de las pinturas y ampliar las posibilidades de estudio, conservación y difusión de este bien cultural, los mecanismos de conservación y restauración preventiva se presentan como una metodología que, prolongada en el tiempo, permite un control elevado del bien cultural.

12.- Arquitectura de las necrópolis de Campos de Urnas en el Bajo Alcanadre. Nuevos ejemplos y antiguas referencias.

Autor 1: Hugo Chautón Pérez
Autor 2: Gema Földessy Aranda
Autor 3: Gonzalo García Vegas

El desarrollo de las investigaciones sobre el trascendente periodo que define la transición entre el final de la Edad de Bronce y la Edad de Hierro en el área del Bajo Alcanadre, nos permite establecer una serie de características básicas y propias a este grupo, encuadrado en el horizonte cultural de los Campos de Urnas. Las intervenciones arqueológicas llevadas a cabo en la necrópolis de El Cuartico II, en Villanueva de Sigena, y los Sabinales en Pallaruelo de Monegros, junto a los nuevos asentamientos descubiertos en los últimos meses, suponen la base de estudio y análisis de nuestro trabajo, cuyos objetivos finales incluyen el estudio global de este periodo en el área definida

13.- Nuevas aportaciones a la construcción en la Edad del Hierro: La Codera.

Autor 1: Félix Montón Broto
Autor 2: Sofía Seguí Barrio

El poblado de La Codera forma parte del Conjunto Arqueológico del mismo nombre y del que ya se han publicado varias referencias (ICAPA, web). Datado en el s.VI a.C., a lo largo de 21 campañas ha proporcionado numerosos materiales y una importantísima información sobre la I Edad del Hierro en la zona oriental de la provincia de Huesca.

Presentamos ahora algunos datos sobre las técnicas de construcción utilizadas por sus habitantes. Hasta el momento hemos documentado trabajos de adaptación del terreno para el levantamiento de estructuras, nivelación de suelos, construcción de infraestructuras, presencia de estructuras domésticas, aparejos diversos, utilización de diferentes materiales y uso de revestimientos.

La aparición de un fragmento de moldura correspondiente a un revestimiento mural en la última campaña de julio de 2017 y la anastilosis de un muro de piedra caído proporcionan un valioso testimonio que creemos que justifica esta comunicación.

14.- Urbanismo e intercambio en el Pueyo de Marcuello, vectores para la interpretación de la Edad del Hierro en el Valle Medio del río Gállego.

Autor 1: José Fabre Murillo

Las nuevas campañas realizadas en el Pueyo de Marcuello (Linás de Marcuello, Loarre, Huesca) han venido a confirmar algunas de las intuiciones que se presentaron en el I CAPA (2015) acerca de la potencialidad arqueológica del yacimiento.

La excavación en área abierta de tres sectores en el norte, sur y sureste del cerro; la prospección intensiva del solar y fincas colindantes; y el sondeo en profundidad en cerca de una treintena de puntos perimetrales; nos ha permitido tener una visión más precisa de la dimensión del yacimiento, así como de las fases culturales a las que este enclave ha dado cabida y que todavía custodia. Los indicios registrados nos presentan restos de varios asentamientos en distintos puntos del cerro; habitados, al menos, entre los siglos V-IV ANE y el siglo I.

Concretamente sobre la fase del asentamiento en la transición de las “edades del hierro”, la excavación y toma de datos topográficos, nos ha permitido constatar estructuras urbanas que se distribuirían por buena parte del cerro, no ciñéndose en exclusiva a la curva de nivel de la falda sureste, como hasta ahora podíamos probar. Los mayores avances los hemos apreciado en la conexión del denominado Espacio 1 con el resto de estancias de una misma edificación, así como su relación –mediante calles empedradas- con las edificaciones circundantes. Paralelamente hemos constatado, una vez más, la importante presencia de objetos directamente importados o inspirados en culturas del Mediterráneo Central y Occidental, así como nuevos elementos de producción de objetos de prestigio.  Ambos indicadores nos hacen consolidar nuestra hipótesis de que el asentamiento tuvo un rol económico preponderante en el territorio y por lo tanto pudo actuar como centro urbanístico de referencia para, al menos, una parte del valle del Gállego.

15. -Doce años de Arqueología Experimental en el bajo Aragón-Caspe (2005-2017).

Autor 1: Carlos Mazo
Autor 2: Javier Fanlo

En este trabajo se presenta una retrospectiva del Curso de Arqueología Experimental del Bajo Aragón-Caspe en las trece ediciones consecutivas que han tenido lugar hasta la fecha (2005-2017). La actividad desarrollada en estos cursos se centra en parcela didáctica-formativa de la Arqueología Experimental, más accesible y dirigida a un público más amplio que la explícitamente científica, cuyos fines son didácticos (cursos, talleres) o divulgativos (animación cultural, turismo, ocio). Este curso, sin lugar a dudas el más longevo de la geografía peninsular, es una iniciativa del Centro de Estudios Comarcales del Bajo Aragón-Caspe (CECBAC), un centro asociado dependiente de la Institución “Fernando el Católico” cuya finalidad es la de irradiar y descentralizar la acción cultural de la Diputación Provincial de Zaragoza, y entre cuyos objetivos figura la divulgación científica del pasado. La filosofía del curso es la de transmitir conocimiento mediante el desarrollo de habilidades que necesariamente se alcanzan a través de actividades prácticas plenamente participativas. A lo largo de esas ediciones han participado más de una veintena de ponentes y más de 400 alumnos.

Anuncios